La matemática es viva, no inerte (Javier Herrera Cardozo. Bogotá, septiembre de 2015)

201207171559411
Imagen tomada de http://www.smartick.es/

En la antigüedad, para el hombre los conceptos de cantidad y número estaban relacionados con su realidad circundante y con su cuerpo. En sus manos encontraban los números y para indicar cantidades superiores se apoyaban en el lenguaje con expresiones como “mucho”, “poco”, “lejos”, etc. El paso de los años y las necesidades de cada época fueron estimulando la creación de nuevas operaciones y medidas, hasta establecer todo el mundo de la matemática que hoy existe.

Es por ello que resulta extraño ver cómo en la actualidad se mira a la matemática como algo inerte y no como algo en constante movimiento. El error, tal vez, radica en el desconocimiento de su origen y en haberla desconectado de la realidad aunque esté entre nosotros. De ahí que la tarea de los docentes de matemáticas, desde preescolar hasta bachillerato, es darle el carácter de “viva”. Así, cuando los estudiantes se enfrenten a nuevos conceptos en los grados superiores su comprensión será más fácil.

Y es que la matemática se construye como un gran edificio y las “bases” se dan en los primeros grados de formación. Por tal razón, si el edificio queda con unas bases muy pobres, por ejemplo, en preescolar y primaria, no podrá soportar una gran carga de conocimientos en el bachillerato y menos en la universidad. Igualmente, no se pueden dejar vacíos, porque con el tiempo serán muy evidentes las fisuras que lo llevarán al colapso.

De ahí la importancia de aprovechar en la enseñanza de la matemática los mejores elementos que tenemos a nuestro alcance: el lenguaje, el ambiente y el cuerpo. Así los estudiantes podrán interiorizar y desarrollar los conocimientos de esta área del conocimiento. Bajo la anterior dinámica se puede trabajar en cualquier grado de enseñanza. Los resultados serán: no caer en la monotonía, evitar que el estudiante se desmotive, eliminar rupturas o vacíos entre un grado y otro y, en especial, prevenir que se vea a la matemática como algo inerte y alejado de la realidad.

Finalmente y como ejercicio para dinamizar la enseñanza de la matemática y vivirla, propongo observar todo a nuestro alrededor y abstraer los conceptos principales que allí se encuentran. Esto lo podemos realizar como preparación de un tema o como ejemplo de aplicación de la matemática en nuestra vida. Veamos:

Si miras…

una puerta verás un rectángulo y ángulos.
al piso entenderás por qué el área está dada en cuadrados.

Si juegas

parqués estás sumando, restando y tienes probabilidades.
cartas puedes sumar, restar, multiplicar y dividir.
Astucia Naval aprenderás el plano cartesiano.

Con tapas de gaseosa podemos construir y entender las ecuaciones.
Compra una pizza y te entregarán un fraccionario.

Sigue mirando y abstrayendo tu realidad y podrás vivir la matemática.

2 Responses to “La matemática es viva, no inerte (Javier Herrera Cardozo. Bogotá, septiembre de 2015)”


  1. 1 ALICIA MACIAS SILVA diciembre 26, 2015 a las 4:04 pm

    Interesante y real el aporte para lograr en el aula y fuera de ella, la matemática “viva” – Transmitiré el mensaje a Profesionales del Área…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: